Cuando escribimos sobre los que hablan o escriben como si fueran dogma de fe o como si fueran poseedores absolutos de verdades totales que no se les puede contradecir, olvidando los inicios de donde vienen, por supuesto que no nos estamos refiriendo a la clase social a la que pueden pertenecer o de la que procede una persona, como claramente se debiera entender de nuestra redacción de poca monta. Nada tiene que ver. Nos estamos refiriendo a que estas personas se olvidan de cuando iniciaron  su profesión que, como todos, no eran tan expelidas (diría mi amigo P.) como cuando llevas unos años desarrollándola (Todos iniciamos nuestra profesión).
Aquellos pueden ser unos intolerantes, unos presuntos prepotentes en el siglo presente y en el pasado y en el que viene. 
Yo sí creo, a veces, en lo que no veo. Yo sí creí a mi padre cuando me contó que en una batalla de la Guerra de África perdiera 5.000 compañeros. Y no ando por el Mundo “de que todo lo sé” y que los demás son inferiores a mí. Soy una persona normalita del todo y lo sé. ¿Me entiendes ahora? Así lo opino.  
 
LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo


NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.