Vemos profundamente desagradable e inverosímil que insinuadamente pueda surgir indeterminación de nuestra objetividad, especialmente cuando llega de esas pocas personas que son o fueron un tiempo nuestros amigos, porque puestos en esa tesitura ni lo fueron ni lo son.
Y creemos sinceramente que con ello lo que se demuestra es la existencia de hipocresía y falsedad. Si piensan que hacen las cosas de maravilla y que sólo son pecadores los demás, no escucharon con atención al Papa Francisco, guardándose en el silencio cuando huelen sus errores, y callando cuando la murmuración se preocupa de ellos o de los suyos.
Generalmente escribimos humildemente de política y de asuntos públicos, y si puede ser siempre en defensa de nuestra querida Ciudad de Mondoñedo, con nuestros involuntarios errores o sin ellos, pero tratamos de no ser partidistas, porque somos libres y no militamos en ningún grupo, salvo que en su tiempo ya lejano profesáramos la milicia obligatoria, aunque podamos ser admiradores de alguna forma de hacer política y de algunos que así la hacen.
Nunca quisimos, ni queremos, lastimar y menos herir a nadie, aunque nos guste ser capaces de criticar constructivamente y de frente, pero siempre a las personas al servicio público, y sin tocar ningún tema personal, de la vida privada, de nadie, ya que no nos importó ni nos importa lo que un hombre o una mujer hacen, sin violencia, con lo que posean a una cuarta del ombligo hacia abajo. Solo nos interesa la honestidad de las personas y nos alegra que gocen de la libertad democrática, que es preciosa.
Nos gustó a lo largo de nuestra vida vibrar y que no hubiera que empujarnos, ni que decirnos que hiciéramos las cosas, porque en todo momento supimos lo que hay que hacer, y lo hacemos, y lo que no debe hacerse. Nuestros años de trabajo intensivo y también extensivo, en la casa maestra de la vida, donde lo desempeñamos, siempre nos enseñaron esa forma de ser. Y queremos, aunque le pese a esos amigos, seguir siendo personas sanas y honestas, disfrutando del capital tan bello como es la libertad, especialmente la libertad de expresión, de opinión, respetando a los demás y buscando siempre el diálogo, el consenso y la Paz. Claro lo dejamos a los amigos. Así lo opino.

  LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo

 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.