En una clase como la de formulación de química inorgánica, el tiempo dedicado a la misma, dos horas seguidas, resultaba plomizo y cansino, por eso Don Ángel hacía un descanso  que aprovechaba para a dúo con nuestro compañero Pepe Cabanela establecer una pugna de contadores de chistes. A cual más ocurrente y oportuno.

Para dar inicio a las clases de formulación, tenía D. Ángel un verso que que nos permitía recordar las valencias. Yo supongo que lo ha repetido muchas veces, porque todavía están en mi memoria

" En este sencillo verso
las valencias narraré,
empezando por el oro 
que puede ser uno o tres.

Con valencias dos y uno
funcionan cobre y mercurio.

Y según supe después,
hierro, cobalto y niquel,
funcionan con dos y tres."

Don Ángel realizaba un gesto especial al llegar a la esquina de la clase: una flexión levantando las manos a la altura de los hombros. Era el momento culminante del chiste.

Y Pepe, tenía un repertorio muy especial. Era destacable la serie sobre "Manoliño da Pidigalla".

Algún compañero lo recordará, porque la filosofía de Manoliño era especial.

Un saludo.

JOSÉ RAMÓN DÍAZ CRUZ 
 

NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR. Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.