Deportiva y cortésmente le felicitamos por haber alcanzado el estado tan dulce que le emociona. 
Pero, aún guardándole aprecio no sabemos por qué, no debemos compartir tal situación, a causa de que somos hijos verdaderos y auténticos de la querida Ciudad de Mondoñedo, y nos gustaría más que en los telediarios y en los demás medios de comunicación saliese como noticia de que había conseguido (labor primordial de todo político), con toda seguridad, aquel faraónico aparcamiento y  aquel magnífico albergue en la calle Alfonso VII donde fuera el colegio de “las monjas” que tan mal aspecto presenta con ratas como gatos, para la Ciudad de la Paula, tan deseada en visitas por sus históricos monumentos (algunos Patrimonio de la Humanidad), por su benigno clima, por su gastronomía, por su cultura, por sus gentes sociables y hospitalarias, demostrando así que los argumentos esgrimidos por el portavoz don Álvaro Santos Ramos, de que la gestión del breve mandato de Candia fue “sustentada en mentiras” practicando denuncia sin enviar (a sabiendas) el expediente completo y adjuntando (algo que entendemos grave) “informes sen sinatura”  pareciendo “mentira que o faga Candia, que presume (después de estar constantemente con el término humildad en la boca) de ser una excelente abogada” (pág. 4, El Progreso 25-02-16) y de que a Elena Candia “o único que lle preocupa é a súa carreira política” acusándola de “anteponer o seus intereses persoais e políticos, axudándose do apoio de 13 deputados”, (pág. 21 mismo diario), pueda que no se acercan a la realidad. ¡Felicidades! Así lo opino.
 
LORENZO ARES ROBLES - Mondoñedo


NOTA: LAS OPINIONES VERTIDAS EN ESTE ESPACIO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SUS AUTORES Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE LA OPINIÓN DEL EDITOR.
Para publicar un artículo firmado en esta sección escribir a:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.